Como buen buceador, a menudo fantaseo con los destinos que me gustaría visitar.
El Mar Rojo es recurrente. Lo tiene todo: arrecifes perfectamente conservados, pecios de todas las épocas, vida de todos los tamaños, buena visibilidad, agua caliente y además no está demasiado lejos.
Como uno tiene imaginación, siempre me veo explorando algún pecio del que he leído o he visto algún video. Incluso planifico la inmersión.

«Entramos por el roto que provocó el torpedo, descendemos hasta la sala de máquinas, accedemos al puente, etc. »

El caso es que hasta calculo el tiempo que necesitaría para hacer la inmersión. La profundidad media, el perfil de ascenso, el gas necesario, etc.
Y aquí vienen los problemas, porque las inmersiones que me imagino, generalmente no se pueden hacer con una sola botella. Vamos, que ya metidos en harina, ponme un bibotella. Y alguna botella de descompresión. Y ya que estamos, cárgalas con su Trimix y su gas de descompresión. Me pones también un buen foco para ver bien en esas bodegas, linternas secundarias y cuarto y mitad de carrete. La seguridad es lo primero. Además estoy pensando que como el pecio es bastante grande, qué bien me venía bien un Scooter, que aletear con todos esos chismes cuesta bastante. Venga va, mete en la maleta el traje seco, que al final de la inmersión nos entra el tembleque.

Claro, cuando pienso en viajar con semejante equipo,  el sueño se empieza a torcer. Me imagino la pantalla de la báscula en el mostrador de facturación del aeropuerto marcando 48,5 Kg. También la cara de los organizadores cuando les dices que quieres bibotellas,  helio, analizadores y scooters en el barco, y en este momento marco como pendiente la logística y regreso mentalmente al pecio, que lo mío es bucear.
El caso es que, cada vez más a menudo, se ven videos de barcos en el Mar Rojo con todo este equipamiento, así que, ¿por qué no intentar hacer un viaje de buceo técnico al Mar Rojo en condiciones?
Cada vez que comentábamos la idea con nuestros alumnos de buceo técnico, recibíamos un “oye, oye, oye, a mí no me dejes fuera, o un “eso no me lo pierdo”.

Manos a la obra. La clave es dar con la gente adecuada. En nuestro caso contactamos con Rebe y Charlie, de Rojo Dive Safari y, desde el primer momento, todo fue buena disposición y soluciones a los problemas.
Así que, aquí estoy, unos días después de haber regresado, todavía con las imágenes en la retina y en los 100 GB de video que me he traído.

¿Que cómo ha ido?

FE – NO – ME – NAL

Catorce buceadores técnicos pasando unos días disfrutando como nunca. Y como nos gusta: bibotellas, side mount, botellas de deco, Helio, Scooters, etc.

Optamos por hacer una ruta combinando Pecios y Brothers.
Aquí va la lista de los pecios visitados, con algunos datos de interés. Además de los pecios, visitamos arrecifes espectaculares para bucear con tiburones.

 

SS Thistlegorm
Profundidad: -32m
Tiempo de Inmersión: 70′
Nitrox 32

SS Ulysses
Profundidad: -29m
Tiempo de Inmersión: 70′
Nitrox 32

SS Rosalie Moller
Profundidad: -45m
Tiempo de Inmersión: 80′
Trimix 21/35

Giannis D
Profundidad: -25m
Tiempo de Inmersión: 70′
Nitrox 32

SS Carnatic  y  Chrisoula K
Profundidad: -28 m
Tiempo de Inmersión: 80′
Nitrox  32

Salem Express
Profundidad: -30m
Tiempo de Inmersión: 90′
Nitrox 32

SS Numidia
Profundidad: -48m
Tiempo de Inmersión: 70′
Trimix 21/35

Gracias a Rebeca y Charlie de Rojo Dive Safari por organizar esta maravilla de viaje y por tratarnos así de bien.
http://www.rojodivesafari.com

Share This