¿Y eso qué es lo que es?

Uno de los palabros más utilizados durante la última temporada en el mundo del buceo ¿Pero qué es eso del trim? Su traducción directa del inglés vendría a ser algo así como recorte y esto parece que no nos aclara mucho inicialmente…

En el mundo de la náutica se utiliza también este concepto como sinónimo de asiento y se refiere al ángulo que tiene un buque respecto a su línea de flotación. Concretamente, en el dibujo de este barco tendría un trim apopado puesto que su popa está más baja que su proa.

figura 1cTrayendo este simil náutico al ámbito subacuático será fácil deducir que nuestro trim será el ángulo que establezcamos entre el eje longitudinal de nuestro cuerpo y la superficie.

Logo-conboya

El trimado es un aspecto que no se ha tenido muy en cuenta en los cursos de buceo hasta hace bien poco y, sin embargo, cada vez vemos a más buceadores con una postura horizontal que llama mucho la atención, e incluso puede parecer hasta incómoda.

Para las agencias de enseñanza de buceo basadas en protocolos cercanos al estilo DIR es una de las habilidades fundamentales, junto con la flotabilidad y los aleteos, y todo buceador debe dominarlas desde su curso inicial de Open Water.

¿Para qué?

Y es que el trimado horizontal no es una cuestión de estética o capricho, tiene unas funciones muy claras que nos permitirán mejorar la calidad y seguridad de nuestros buceos, y como consecuencia y fin último para el que buceamos, disfrutaremos mucho más!

10536401_1459015204348571_7348102030353135415_o

  • Mejora tu técnica de buceo.

Hidrodinamia pura y dura. Quizás aquí sí nos venga bien la traducción de “recorte”, porque cuanto más horizontal vaya menos rozamiento tendré en mis desplazamientos y más «cortaré» el agua. Nunca veremos a un nadador intentar nadar de forma vertical en la piscina ¿verdad?

La consecuencia directa de este “recorte” en el rozamiento de mi cuerpo contra el agua es que voy a sufrir un menor esfuerzo y, por tanto, mejoraré mi consumo de aire. Así que si eres de los que sales del agua con la reserva pelada ahora tendrás un poco más de tiempo de fondo sin comprometer tu seguridad y la de tu compañero.

  • Reduce tu impacto en el medio.

¿Cuántas veces te has dado la vuelta y te has dado cuenta de que aunque no toques el fondo el rastro que vas dejando parece el del ejército de Pancho Villa?

Esto puede tener efectos indeseables en primer lugar en la visibilidad de la inmersión y, en segundo lugar, y no menos importante, en la flora y fauna de la zona.

Cuando nuestro trim no es el adecuado nuestras piernas están por debajo de nuestra zona de control y esto hace que el aleteo levante sedimento.

Además, habitualmente, si mi postura es más vertical que horizontal, el aleteo que utilizo para desplazarme está provocando también un empuje hacia arriba que engaña continuamente mi flotabilidad. Seguramente tendré flotabilidad negativa y no neutra cuando deje de aletear. Y esto hace empeorar aún más la situación, mi impacto es mayor sobre el fondo.

image648A

Prueba de que nosotros también tenemos un pasado 😉

En entornos complicados (cuevas, limo, etc) un mal trimado es imperdonable ya que puede comprometer la seguridad de la inmersión dificultando el retorno al punto de salida, de hecho, se podría decir que es uno de los motivos que ha podido llegar a precipitar graves accidentes de buceo.

Las zonas especialmente sensibles en las que solemos bucear (reservas marinas, arrecifes de coral, formaciones geológicas delicadas, etc) merecen de nuestro esfuerzo y respeto. No puede ocurrir que aquello que me maraville en observar sea devastado después a mi paso.

Una vez tenga dominado mi trimado, acompañado además por una flotabilidad y aleteos eficaces, podré acercarme al fondo sin miedo puesto que no levantaré suspensión ni dañaré la vida que allí se encuentre. Disfrutaré admirando lo macro más de cerca y «deslizándome» por pasadizos y recovecos.

En resumen, parece que puede haber razones más que evidentes para intentar prácticar un buceo lo más horizontal posible ¿no? Pero…

¿Cómo se consigue?

Como decíamos antes, inicialmente no parece una postura demasiado cómoda, sin embargo, rápidamente nos acostumbramos a ella.

Que quede claro que no hay que ser más papista que el papa. Vamos, que no hay por qué ir en un ángulo de trimado 0 perfecto, cada uno tiene un cuerpo y unas circunstancias por lo que, dentro de unos mínimos, tenemos que intentar estar cómodos también durante nuestros buceos, que esto se trata de disfrutar ¿eh?

1070076_10201752307477360_259613377_n

Tengo que ser consciente de cuatro puntos de mi cuerpo durante el buceo, una vez que me he colocado en posición horizontal (que es lo más fácil)

• Mi cabeza está alta, mirando al frente, no al fondo
• Mi espalda está recta, incluso ligeramente arqueada
• Mis rodillas esta dobladas y no caen por debajo de mi tronco
• Los pies están planos – preparados para hacer un aleteo rana o atrás 🙂 Esto es otro capítulo…

¿Muchas cosas a tener en cuenta?

Como todo, cuando algo es novedoso nos costará arrancar y siempre será mejor tener a alguien que nos oriente y nos corrija o nos grabe en video.

Los que no hemos tenido la suerte de comenzar con una formación que sentara estas bases hemos tenido que “reformarnos” a través de seminarios como el Extreme Scuba Makeover de UTD o cursos de Essentials Rec o Tech, dependiendo de cada caso.

945070_676797832336214_6551971_n

Si has llegado hasta este punto del artículo está claro que te pica este tema, así que no lo dudes más, pon los medios necesarios y consigue tu Trim ya!

 

Foto Portada: Alfredo SanJuán.

Share This