Hace ya unas semanas tuve que enviar la batería de mi foco primario a reparar. Llevaba un tiempo dándome guerra el cable y me pareció un buen momento para arreglarlo puesto que no tenía previsto hacer ninguna nocturna o cueva en estos días.

En nuestras inmersiones recreativas tenemos la tendencia a pensar que la linterna de buceo únicamente sirve para iluminar agujeros, descubrir pulpos camuflados y hacer recuperar el color a los cabrachos. Todo esto cambia cuando comienzas a utilizar tu foco de buceo como un instrumento de comunicación con tu equipo. Llevo dos semanas buceando con un foco secundario y siento como si me faltaran las palabras en mis buceos.

Aprendiendo a comunicarnos con luz: buceo nocturno

En nuestra formación como buceadores avanzados, y más concretamente en el curso de buceo nocturno, aprendimos dos cosas básicas:

  1. Hacer un círculo con la linterna significa: «Estoy bien ¿Tú estás bien?», y como toda señal de OK debe ser contestada.
  2. Mover la luz de forma frenética significa: «Tengo un problema» y debe ser atendida de inmediato.

Además de esto, también deberíamos haber aprendido a no cegar a nuestro compañero con nuestro foco. Aunque esto es una incidencia recurrente que nos persigue durante toda nuestra vida de buceadores y no que conseguimos superar. Juro en hebreo cuando me lo hacen, y me muero de vergüenza cuando se lo hago a alguien, por supuesto, sin querer.

Sin darnos mucha cuenta también realizamos otro aprendizaje durante nuestras inmersiones nocturnas. La presencia de mi compañero está marcada por el halo de su luz en mi campo de visión, por lo que puedo constatar que mi compañero esta a mi lado sin necesidad de buscarle activamente con la mirada. De la misma manera, la simple ausencia de luz  debería hacerme reaccionar por la falta de contacto con mi compañero.

10296486_1490342707851099_4108982678441212422_o

Marcando nuestra presencia: buceo en cuevas.

Este marcaje de nuestra presencia es una especie de comunicación pasiva que se ha utilizado y perfeccionado en el buceo en cuevas como la manera más efectiva para estar en contacto constante, incluso avanzando en fila india en pasajes angostos.

Si el buceador que va en primer lugar tiene en su campo visual la luz de su compañero tendrá la tranquilidad para continuar hacia delante la exploración sin necesidad de volverse continuamente para comprobar que no pierde a su compañero. Únicamente debería reaccionar ante la ausencia de la luz, o la llamada de atención.

Por su parte, el trabajo del segundo, y el tercer buceador si lo hubiera, sería mantener marcada su posición «adelantando su luz» a un costado del buceador que tenga al frente para que pueda verla y «prestarle su luz», es decir, iluminarle cuando tenga que hacer alguna tarea manual (con la línea por ejemplo).

Compartiendo la inmersión con la luz.
Más allá del marcaje de nuestra propia presencia es evidente que tenemos que disfrutar de la inmersión, no deberíamos obsesionarnos hasta el punto de perdernos lo bonito, que para eso buceamos!

El escalón más alto de la comunicación con luz se alcanza cuando somos capaces de marcar nuestra presencia y, además, compartir los detalles de la inmersión con nuestro compañero. De esta manera, nuestras luces se irían deteniendo y encontrándose consecutivamente en aquellos objetos o animales que llamen nuestra atención.

¿A que no parece muy complicado?

Es cierto que cuando una pareja o equipo de buceo están compenetrados la comunicación entre ellos es mucho más fácil y fluida. En el caso de la comunicación con luz ocurre lo mismo, pero también es cierto que se puede lograr un entendimiento básico muy rápido teniendo en cuenta tres detalles:

10001409_10202738113072219_4889500918997307464_n

  1. Cuidando a nuestro guía de equipo. Intentemos que no tenga que darse la vuelta continuamente, su espalda nos lo agradecerá! Os dejo un enlace a un post, muy al hilo de este tema, de nuestro amigo Sergi Pérez: Ojos en mi culo.
  2. Señales básicas: OK (círculo) LLAMADA DE ATENCIÓN (movimiento horizontal o vertical) EMERGENCIA (movimiento en cualquier dirección muy rápido). En este punto tener en cuenta que las dos primeras señas deben ser muy lentas para no ser confundidas, si pensamos que ya las hacemos lentas pues… Seguro que las tenemos que hacer todavía más lentas!
  3. Indudablemente necesitamos una luz potente para poder aplicar esto durante las inmersiones diurnas. Me permito introducir una cuña publicitaria aquí. Os dejo un enlace a nuestra tienda online para que podáis echar un vistazo a nuestros productos de iluminación para buceo.

El buceo en equipo es una parte muy importante para alcanzar el objetivo de la inmersión: Distrutar. Es una gozada la sensación de tranquilidad que tenemos cuando sabes que tu compañero está a tu lado, porque lo ves, porque te toca o… porque te acerca su luz.

Share This