En el año 2008 la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió fijar el día 8 de junio como el “Día Mundial de los Óceanos

La verdad es que me causa bastante contradicción este hecho porque, por un lado, no puedo evitar pensar en cómo hemos podido tardar tanto en darnos cuenta de la necesidad de proteger
nuestros océanos y en que se continúen realizando los atentados que se realizan día a día al medio que nos dio la vida y nos mantiene con ella.

Por otra parte, echando la vista atrás también pienso en lo mucho que hemos avanzado. Yo nací y me crié en una de las poblaciones costeras más contaminadas de Europa, el estado de degradación que se llegaba a alcanzar hace unas décadas en nuestros ríos y desembocaduras al mar serían impensables a día de hoy en nuestro país. De alguna manera, nuestra conciencia medioambiental ha ido cambiando de forma paulatina y profunda, es cierto que nos queda mucho camino por avanzar, pero hemos empezado a caminar, quizá es el momento de apretar el paso…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Como buceadores que somos podemos hacer mucho en el día a día en esta labor de defender nuestros océanos. Somos personas que visitan habitualmente un medio que pocos sólo conocen por documentales, sabemos de sus maravillas, su fuerza y potencial, pero también de su fragilidad. Nos toca, por un lado ser embajadores y transmitir al resto esta información “privilegiada” que tenemos y, por otro, dar ejemplo día a día y ser consecuentes en nuestras inmersiones. Será nuestro gran “granito de arena” en la protección y defensa de los océanos.

Pienso que no será necesario recalcar aquello de que no se tira nada al mar (plásticos, latas, etc), es más, lo que nos toca es recogerlo y no sólo cuando acudimos a una limpieza organizada, sino también, en la medida de lo posible, en cada uno de nuestros buceos.

Otro asunto obvio, pero que a veces no lo parece tanto es que no se toca nada en el fondo. No se agarran los pepinos de mar y se agitan, no se persigue a una tortuga hasta extenuarla por una foto, no se estira de los tentáculos de un pulpo para sacarlo del agujero, no se asusta a un pez globo para ver como se pone redondito… ¿A qué a todos nos ha venido un flash de un momento propio? Bien, pues ya es hora de que cambiemos el chip y comencemos a ser verdaderamente respetuosos con el océano. Nuestro comportamiento debe ser el de un buen invitado, no olvidemos que no es nuestra casa, es la suya!

De la misma manera, cuando somos invitados en una casa ajena no entro en ella saltando y arrastrándome, tirando y rompiendo todo lo que encuentro a mi paso. Hablo ahora de que mi técnica como buceador no comprometa el medio marino: ser consciente de que mis aletas pueden hacer mucho daño a mis espaldas,  ser capaz de pararme a mirar un cabracho sin tener que arrodillarme y con ello aniquilar toda esa vida macro y maravillosa que habita en esa roca o darme cuenta que todos los cachivaches que llevo colgando pueden engancharse y arrancar gorgonias…

1836771_1414771015439657_1875284173_o

 

Perfeccionar mi técnica de buceo, hasta conseguir me permita hacer esto, es bucear Ocean Friendly, bucear de manera respetuosa con el océano. Se trata de reducir a la más mínima expresión nuestra huella ecológica en cada uno de nuestros buceos.

Y esto amigos se consigue con formación y entrenamiento. Es como la profesora aquella de baile que decía “La fama cuesta” Pues sí… Valóralo… ¿Te parece demasiado esfuerzo? Estoy segura de que no piensas que nuestro océano no lo merece…

El lema 2014 del Día Mundial de los Océanos es : “Juntos tenemos el poder de proteger el océano” Hoy es el día para reflexionar sobre ello, aunque actuar debemos que hacerlo cada día y en cada una de nuestras inmersiones.

Ocean

Share This